Cuando de alcanzar la atención de un posible cliente se trata, en la dura competencia del mercadeo prevalece la ley del ‘’todo vale’’, claro está, esta premisa está sujeta a la legalidad y cánones éticos relacionados con este trabajo.

Cuando hacemos referencia al tema, hablamos principalmente de las formas en las que empresa dedicadas al buen marketing y a la publicidad de carácter visual llevan a cabo la difusión de sus campañas utilizando para ello los métodos más variopintos incluyendo una gran lista de productos de imprenta para hacerse ver.

A artículos tradicionales como carteles y flyers, se han añadido algunos, otrora impensables para alcanzar este propósito, no obstante, se probó y con ellos se acertó, y en este resultado tiene que ver la novedad que representa su implementación.

Hablamos de los imanes de uso comercial. De una lista de objetos ideados en principio con bajo perfil, es decir, los había para decorar una nevera o frigorífico, o para colocar en el marco de alguna puerta de metal y ver allí el teléfono de algún albañil, cerrajero o fontanero.

Esta era la modesta misión que cumplían estos imanes, cuyo tamaño además no excedía por lo general el de una tarjeta de visita. Basándose en el efecto positivo que surtía en el usuario, creativos profesionales decidieron arriesgar y apostaron por estos imanes, añadiéndole tamaño, forma, e impresión a todo color para utilizarlo con fines más ambiciosos.

A día de hoy el cliente puede contar con estos imanes como calendarios, imanes para coche, imanes para fotos, postales imantadas y hasta tarjetas de visita con imán (una apuesta totalmente rompedora y muy novedosa)

Describir todas y cada una de estas categorías nos llevaría bastante tiempo y tinta, de hecho la mejor manera de conocer sus ventajas es que te acerques a nuestros talleres y que nuestro equipo ponga en tus manos alguna muestra, de modo que en primera persona compruebes su calidad y ventajas.

Con una visita o una llamada a nuestras instalaciones te asesoraremos y te mostraremos los distintos usos que puedes hacer de un stiker publicitario pegado a un imán para colocarlo en las puertas o frontal de tu coche.

Este es un producto resistente al agua, al calor, y el cual puedes instalar y quitar a discreción. Llevando tu publicidad por toda la ciudad y retirándolo cuando quieras dar otro uso a tu vehículo o haya terminado la campaña.

Si se trata de una fotografía familiar, tal vez de tu equipo de trabajo, o de quienes conforman tu club de fútbol, o baloncesto, porque no imprimirla sobre una lámina imantada y exhibirla en alguna superficie metálica que este a la vista, se trata de hacer lo que nadie antes se atrevió, no?

Asimismo, podrás implementar los muy bien recibidos reclamos publicitarios, como los almanaques o propuestas profesionales como servicio a domicilio de pizzerías y restaurantes de comida rápida en general y pequeños imanes con el logo de tu empresa impreso en diferentes formas y tamaños, hechos con el fin de permanecer visible en casa de tus posibles clientes.

No defraudarás y verás como la fuerza del imán atrae, capta y cautiva a una clientela joven, dispuesta y a comprar un producto presentado de manera original.