En cuestión de tamaños; de largo y de anchos en lo que a material de oficina se refiere, se ha abierto el debate desde hace algunos años atrás. Esta discusión radica en la innovación y en algunas transformaciones que ha sufrido el sector, pues desde que lo clásico y sobrio, compite con la vanguardia, y con lo creativo, lo innovador, tanto los fabricantes como los usuarios, en ocasiones dudan de cual será el adecuado para utilizar en sus despachos, en lo que a productos de oficina se refiere.

La medida perfecta para ensobrar 22,5 x 11cm

Este es el caso de los sobres americanos, cuya medida a pesar de las múltiples variantes que pueden presentar siguen siendo las de siempre. Es decir, para enviar correspondencia ordinaria, debes contar contar en tu escritorio con un artículo de 22, 5 centímetros de ancho y 11 centímetros de alto, pues el estándar a pesar de todo lo que se pueda creer, sigue siendo el mismo.

Ventaja de un sobre standar

Hacer un sobre americano personalizado tiene un sin fin de ventajas, si ponemos sobre la balanza todos los factores que corren a tu favor respecto a todo aquello que puede actuar en tu compra, el lado de lo positivo se inclinará notablemente, porque la estructura de este artículo técnicamente hablando proporcionará inmensos beneficios, siendo impreso como tu lo indiques, incluyendo el blanco, negro y el color, en papel offset de 80 gramos e impresión con el numero de tintas que precises para resaltar el logo o nombre de tu empresa, y datos de contacto como dirección, telefono, correo eletrónico y pagina web.

En el habitual tamaño y en la forma rectangular y utilizando la práctica pestaña engomada con silicona, podrás hacer efectivo, el envío de las cartas que requieras hacer llegar a tus respectivos clientes, allegados, proveedores y socios, asegurandote a través del uso de este producto, la integridad de las misivas que transporten.

Sobres ajustados a los folios y viceversa

Hechos para que ajusten armoniosamente a los sobres americanos y con un par de dobleces (tipo triptico), los folios de formato A4 (21×29,7 cm) seguirán siendo como hasta ahora, los ideales para imprimir en ellos documentos, entre los que podrán figurar presupuestos, propuestas de negocio y todo aquello que quieras gestionar cara a tu cliente.

De igual manera, podrás, considerarlo un buen medio de difusión, haciendo recordar al receptor, el nombre de tu empresa, su logotipo, slogan, ubicación física y web, teléfonos y otros datos de interés, los cuales podrán figurar tanto en el dorso como en el anverso de cada uno de los ejemplares de los que dispongas en tu escritorio, o mesa de trabajo.

Prestencia, elegancia y utilidad en un soporte que a su vez, te ayudará a gestionar y compartir la imagen corporativa de tu negocio de forma diaria, sencilla y cotidiana.