Cinco factores que influyen en el precio de un logotipo

Antes de entrar en materia, hagamos un breve resumen sobre la importancia que para cualquier empresa tiene el contar con un logotipo propio. Una vez que el empresario o emprendedor decide comenzar un nuevo proyecto de carácter comercial, se plantea el nombre del negocio, y acto seguido, sobre ese nombre una manera de original, comienza a generar ideas de como quiere ser visto por el público al que se dirige; porque un nombre sin una buena presentación, pasara inadvertido y esta condenado de antemano al fracaso.

Es entonces, cuando el papel del diseñador gráfico cobra más fuerza, pues es quien tomará ideas imágenes, colores, y slogan para juntarlos y en un alarde de creatividad y profesionalismo construir un logotipo que haga girar al transeúnte a mirar y admirar hacia su negocio, e interesarse por su género o servicios.

Pero, en si, ¿A que nos referimos cuando hablamos de un logotipo? Pues como casi todos, los significados y significantes importantes, está es una palabra que proviene del griego y comprende una serie de imágenes, símbolos y signos que sirven para identificar de manera corporativa a un a empresa.

El logotipo es el principio y final de una campaña publicitaria permanente, es además el punto de quiebre entre el éxito y el fracaso, pues si tu logotipo tiene ”tirón” seguramente tu género también lo tendrá.

Esta es la importancia que tiene para el ámbito de mercadeo contar con un logo, que desde mediados del siglo pasado podemos distinguirles hasta como un factor cultural, llegando a ser alguno de los más antiguos y conocidos causa de estudios sociológicos que definieron una década, una época y hasta un estilo de vida. El logo de tu empresa sera capaz de hacerla trascender a otros estamentos de la vida en los últimos 100 años.

Dicho, lo dicho y después de este breve pero consistente resumen que nos recuerda la importancia de contar con un logotipo, los diseñadores gráficos, que se debaten entre complacer a un cliente y obtener una recuperación acorde a tu trabajo, la pregunta del millón es:

¿ Cuanto vale el diseño de un logo?

Esta pregunta trataremos de dar respuesta; no haciendo números y mucho menos, pero si, poniendo sobre la mesa, algunos factores de vital importancia a considerar a la hora de sentarte frente a tu ordenador para hacer efectivo el encargo de tu último cliente, para llegar a conclusiones de peso, tomaremos en cuenta l las siguientes variables:

1.- Libro de estilo o creación original

Lo primero que hay que tomar en cuenta es si, para elaborar el logo que tu cliente te ha encargado, estas utilizando el llamado una guía de fotografías, tipografías, o plantillas de texturas y vectores ya pre establecidas o si te has dedicado además tu tiempo a la preciosa obra de la creación y de forma integral todos los elemento que integren la nueva marca comercial, están plenamente hechos por ti, sin contar con un manual de identidad.

2.-Complejidad:

Otro punto a tomar en cuenta a la hora de saber cuanto debes cobrar tras horas de trabajo en la elaboración de un logotipo es el grado de dificultad del diseño hecho. Según sea este, será pues el precio ( claro desde una base) el coste se elevará o se mantendrá. Todo esto debes explicárselo previamente a tu cliente para que este consciente de que si pide mas, pagará más. Eso si, el resultado estará garantizado y avalado por un profesional de altura como tu.

3.- Urgencia

No es lo mismo que trabajes con un margen de tiempo considerable, sin presión, con la paz que hará emerger de tus conocimientos la inspiración fluyendo constantemente a través de la tranquilidad que te concederá el hecho de poder trabajar a tu aire, que recibir una llamada a ultima hora de la tarde haciéndote un encargo para primera hora del día siguiente, el tiempo vale dinero y debe ser un plus a la hora de recibir tu pago. En ningún modo debes sentirte mal, por añadir un excedente al coste total de la creación de un diseño. Debes agregar el coste total de la categoría conocida como ”horas hombre”, la cual tiene un coste adicional considerable.

4.- Exclusividad:

Nunca será lo mismo que construyas con plantillas y una tipografía ”pre fabricada” a que inviertas en hacer un diseño, creando previamente todo aquello que vaya a conformarlo desde tus ideas propias, a que no se halle en el mercado ni siquiera usa semejanza con lo elaborado. Si el trabajo es absolutamente inigualable, pues también tendrá su beneficio económico para ti.

Con los años, la experiencia, y el trato con la clientela, irás incrementando tu caché, y con el, el número de profesionales que pongan en tus manos la confección de campañas, que incluyan estos ”sellos” de presentación. Será entonces cuando un trabajo rubricado con tu nombre adquirirá por si mismo un valor elevado en el mercado.

Tan sólo con contratar tus servicios ya tendrá un coste significativo, de allí, en adelante todo ira sumando a tu favor; por esta razón es tan importante que desde tus comienzos vayas haciéndote de una reputación en el medio, trabajes con honestidad, compromiso y originalidad y prestes un servicio eficiente, porque recuerda que el ”boca a boca” funciona para mal, y para bien.

5.- Aplicaciones:

Como quinto y no menos importante factor a tomar en cuenta a la hora de marcar un coste al logotipo que diseñes , hemos de mencionar las aplicaciones que tu cliente quiera añadir a su logo, de alguna manera si las estas haciendo tu de tu propia inspiración y en diferentes áreas, estas creando un libro de estilo y este trabajo en ningún sentido debe ser gratis.

Ya casi para terminar estas líneas, pasemos a otro tema muy muy importante a la hora de presupuestar la elaboración de un logotipo empresarial. Tu que eres diseñador, nosotros que nos movemos en el mundo de las artes gráficas sabemos al detalle y a ciencia cierta que de que hablamos cuando hablamos de un logo. No obstante, el cliente de a pie, no. Cree que todo aquello que se diseñe para representar su tienda de calzado, pastelería, o venta de coches, que se rotule y se ponga en su fachada o se distribuya en flyers, es lo mismo, es decir un logotipo.

En este sentido, de manera muy particular y aunque no se trate de dictarle una clase magistral de lo que tu aprendiste hace ya años en la universidad, sería bueno que de alguna manera les comentes, que existen otro tipo de presentaciones de empresas a las que coloquialmente se les conoce como LOGOTIPO y no lo son, y que tal vez, te estén solicitando alguna de sus más comunes variantes como el isotipo, isologo, imagen corporativa, identidad corporativa, y marca.

No queremos nosotros darte la clase a ti. Se trata de refrescarte y poner a tu favor recursos con los que argumentar positivamente el hecho de cobrar una cantidad u otra; en última instancia es esta la finalidad de esta nota. No eres contable, no eres administrativo, eres diseñador gráfico, un creativo que debe evaluar todos aquellos factores externos que intervienen en el proceso de facturación de cada uno de los pedidos que pongas a circular en la palestra comercial.