En principio hablar de un método u otro nos podría plantear una cuestión, eventualmente lógica; se trata los puntos a favor de una y otra técnica, no obstante no se puede sentenciar que una impresión es superior a la otra; porque de ninguna manera esto representa la realidad.

Entre la impresión offset y la impresión digital, existen marcadas diferencias de acción, que les definen, pero que en ninguna manera desmejoran su desempeño, por el contrario, en el mundo de las artes gráficas, cada una de ellas ejerce una función y ambas por separado funcionan de manera distinta para satisfacer las necesidades especificas de cada modelo de impresión.

Desde su creación a principios del siglo XIX y XX han resultado ser cada una en su área la panacea a las demandas de impresión de clientes con diferentes necesidades, posiciónandose como las principales formas de llevar al papel un producto final.

Cuando hablamos de impresión digital, nos referimos a aquella que se hace directamente desde un ordenador hasta la máquina impresora, reproduciendo a cabalidad la imagen o texto que se ubica en el computador personal o industrial, hasta la máquina habilitada para hacer esta impresión, sea cual sea su formato, medida, forma o color. De esta manera explicamos brevemente la esencia de este tiempo de trabajo.

En lo que a offset se refiere, hablamos de un impresión elaborada de manera indirecta, de hecho, de allí su nombre, el cual proviene de la palabra ”indirecto” en inglés. Porque esta es la manera de llevar a cabo el trabajo que consiste en transitar por unos pasos previos antes de ejecutar la impresión.

De hecho se trata de colocar una tinta de carácter oleoso sobre una plancha hecha en la mayoría de las ocasiones en una aleación de aluminio, sobre la cual se agregan unos líquidos repelentes ( para aquellas partes de la superficie donde no debe haber una imagen impresa) y otros líquidos especiales atrayentes del material a fin de imprimir todo correctamente en los sitios donde si debe ir un texto o una gráfica.

El offset es llamado el método de impresión de la excelencia, con un alto porcentaje en lo que fidelidad en transferencia de imagen se refiere; con asombrosa calidad en los resultados, innegables a la vista de quien solicite esta modalidad para llevar a cabo sus pedidos.

Tras la descripción de estas dos maneras de conseguir un trabajo, hablaremos de las diferencias que distinguen a estas, las dos principales formas de conseguir una imagen por medio de la impresión.

La digital, por ejemplo es considerada más económica, pues los coste de ”la mancha” es mucho menor, la máquina utilizada para imprimir se prepara mucho más rápido y por lo tanto el pedido se logra con mucho más rapidez.

Por el contrario, para conseguir la impresión offset, es necesario llevar a cabo una cantidad de acciones previas a fin de preparar la maquinaria antes de ponerla a funcionar, no obstante resulta ideal si tu proyecto tiene que ver con la impresión de periódicos, adhesivos y revistas.

Estas máquinas al funcionar con rodillos mueven las planchas que tienen la información y que van adhiriendo fotos, textos e imágenes de manera continua dando como resultado una altísima resolución y casi perfección en su resultado.

La digital entraña un proceso mucho más rápido y sencillo, mientras que la offset implica un poco más de trabajo previo, pero con resultados más que satisfactorios. Ambas, muestran altos beneficios al usuario en cuanto al factor monetario y de tiempo se refiere, sin embargo, cada una de

ellas aporta prestaciones pero con marcadas diferencias, de las que se valdrá el usuario según sea su caso particular.

Sería muy osado atrevernos a sentenciar que una impresión u otra impresión es mejor, porque en este sentido, todo está supeditado al caso en particular, al número de ejemplares que se deseen adquirir y al tiempo con el que se cuente, y claro está, la clara estimación del presupuesto con el que se pueda contar.

Las diferencias entre la impresión de carácter digital y la offset tienen mucho que ver con el proceso más que con el resultado. En ambos casos su efectividad está altamente comprobada, y siguen siendo punta de lanza en superioridad de la calidad de cada ejemplar lanzado al mercado.

Sea cual sea su función, rendirá sus frutos, llegará efectivamente al público para el cual está ideado y tendrá una considerable vida útil, siempre y cuando se encomiende el pedido en cuestión a profesionales reconocidos en la materia.