Mucho del poder de atracción y convocatoria de un cartel, flyer o folleto utilizado en la publicidad de orden escrito radica en el tipo de letra seleccionado para plasmar el mensaje.

Una de las reglas más importantes a la hora de hacer publicidad impresa es que no sólo debe importar el contenido, sino también la forma; si la manera de hacerlo, no cala en el público para el cual esta hecho porque no lo considera atractivo, entonces la campaña sin duda, es un fracaso.

Puede que cuentes con slogan pegajoso, sonoro, y con mucho ritmo, pero si no le das movimiento con una letra que le acompañe, no conseguirás el objetivo deseado. Esta instrucción sólo pretende enmarcarte en el tema a tratar, hoy queremos comentar sobre la importancia del tipo de letra en la ejecución de ese plan de marketing impreso con el que pretendes poner en marcha esa campaña publicitaria.

En el mundo de la imprenta y sobre todo entre los profesionales del diseño gráfico, el término utilizado es el de fuente. De esta manera se denomina a los diferentes estilos de letras. Se refiere de hecho a un conjunto de caracteres alfanuméricos, los cuales se diferencian unos de otros por muy puntuales peculiaridades.

Eso si, cada grupo con su nombre; seguramente en alguna ocasión hayas escuchado mencionar a los más populares como arial o new román; a cada ‘’ familia’’ le señala un estilo muy particular.

Estas corresponden apenas a un ejemplo, porque la oferta es casi infinita, y cada grupo ideal para lograr ese atractivo necesario para capturar el interés de tu interlocutor; porque las fuentes además constituyen el aliado perfecto a la hora de fortalecer una imagen corporativa que dure en el tiempo.

El poder una letra

Existen numerosos y muy válidos ejemplos; el inconsciente sin necesidad de leer la frase completa, asimilará la letra, y su color relacionándola de inmediato a un producto definido, el ejemplo más claro, al que seguramente tu también te remites en este momento es el de ‘’cocacola’, sus más de cien años en el mercado han hecho que unas seis generaciones de consumidores, vean su archi conocido logotipo en sus botellas, claro esta pero también en vallas publicitarias, spots televisivos, patrocinios de eventos, camisetas y más, de alguna manera se ha convertido en un elemento tan cotidiano que sin la necesidad de detener expresamente la vista sobre algún cartel que lo contenga, y con sólo un contacto visual a vuelo de pájaro podemos, hasta a ojo cerrado describirlo.

Este podría ser el ejemplo más representativo de la efectividad de una fuente de letra especifica que ha dado ‘’ nombre y apellido’’ a un producto; pero existen aún muchos más cuya estructura, esta tan estrechamente vinculada a una marca, hasta llegar a pertenecerle, derechos de autor incluidos.

De allí la importancia de la letra, no puedes simplemente imprimir una frase y querer que esta de resultados por si misma; hace falta el color, su correcta e ingeniosa distribución dentro del espacio seleccionado, y acompañarlo por gráficas que le ilustren.

Todo depende además de lo que quieras vender. No es lo mismo anunciar un despacho de abogados o clínica dental, que una discoteca o un restaurante de comida rápida, cada caso debe estar sujeto a estudio previo, a fin de llegar a la aplicación correcta del tipo de letra que sirva como vital ‘’fuente’’ de inspiración