Las vacaciones están al caer, junio, julio y agosto, están a la vuelta de la esquina, y seguramente que las reservas de tu hotel de playa, montaña, o de centro de ciudad, está casi pleno en reservas, y como gerente estés cuidando de todos los detalles necesarios para brindar la excelencia en atención que espera tu distinguida clientela.

Estos meses los pasillos y habitaciones de tu pensión, hostal, o casa rural recibirán una clientela de lo más variopinta, con distintas necesidades y diferentes propósitos, pero todos con un motivo en común para visitar tu local: descansar.

Familias con niños pequeños o adolescentes, parejas sin hijos, aventureros, deportistas, y amplios grupos de amigos que deciden compartir juntos la temporada dedicada al relax ocuparan las diferentes estancias de tu local en búsqueda de la desconexión propia del verano, por ello ningún aspecto debe quedar al azar, por más pequeño que parezca.

Entre los más importantes de los artículos que utilizarás se encuentran los colgadores de puerta personalizados. A estas alturas tus camareras de piso, gobernantas, y personal de limpieza de tu local, deben contar con un arsenal de estos indicadores, a fin de entregar a los ocupantes de todas y cada una de las habitaciones de tu hotel.

Si no es así, estas descuidando nada más y nada menos que el propósito por el cual todas estas personas acuden a tu local, es decir el descanso. Un colgador para las puertas de las habitaciones personalizado, colorido o en blanco y negro, será el indicativo inequívoco de que el cliente desea o no la limpieza de su habitación, lo cual implica de una u otra forma la interrupción de su sueño, y la entrada de un ‘’extraño’’ a su privacidad, (aunque el propósito sea el tan necesario servicio de habitación) tal vez, lejos de satisfacer una necesidad, le causarás un disgusto sino consultas si la quiere, o no.

Beneficios para tu personal

Esta es la otra cara de la moneda. Si el personal con el que trabajas tiene a la mano este artículo, a la hora de iniciar la faena sabrá a que estancia puede acceder y a cual de ellas no, aprovechando de esta manera las horas de trabajo y haciendo un correcto uso del tiempo de aseo y arreglo de los espacios interiores y exteriores y logrando una mucho más productiva jornada de trabajo, pues al ver este letrero colgando del pomo de las puertas, sabrá que de ninguna manera debe perturbar la tranquilidad de quien ocupa esa habitación; de esta manera pasará a la siguiente.

Si te preguntas, ¿como debería ser el colgante de ‘’no molestar’’ para tu hotel? La respuesta es simple, sigue tu instinto, tu conoces tu clientela y según el efecto que quieres causar, tus colgantes para puerta deben ser sobrios o extravagantes (tu lo decides) a color en blanco y negro al hilo del concepto de tu negocio.

Existe un parámetro que cubre el estándar, eso si, este suele ser de forma rectangular con un pequeño apéndice en la parte superior en forma de gancho, para colgarlo correctamente en las puertas sin importar el modelo que estas tengan, llevando impresas la frase clave: ‘’no molestar’’ y algunos datos de importancia como los

teléfonos de recepción y la Web del local, por si el usuario necesita confirmar algún servicio adicional más.

En la adquisición de este instrumento informativo, no deberías escatimar en cuanto a cantidad se refiere, tampoco creer que para ahorrar hacerlo de un material más duradero como el plástico será una buena alternativa, recuerda que la gente lo utiliza y luego a la basura, por eso la opción ideal sería elaborarlo en cartulina de 350 gramos, y tal vez aplicar una capa de brillo glasofonando una de sus caras, para hacerlo si, mucho más vistoso y proyectar esa imagen idílica que quieres que tus visitantes tengan de tu negocio dedicado al hospedaje durante la temporada alta.