No existe una formula escrita y obligatoria para hacer un letrero de inmobiliaria. Esta es una pregunta que con frecuencia nos hacen los gerentes de venta de estas entidades crédito para la adquisición de inmuebles.

Por lo general, una compañía de este corte que viene buscando la asearía de nuestro equipo profesional esta posicionada, sabe hacia donde va y que público es el que quiere captar.

Lo decimos, porque sin duda prescinde de esos avisos genéricos que venden en papelerías y tiendas de barrio, con las frases ‘’se vende’’ o ‘’alquila’’ y a las cuales se les añade con rotulador un número de teléfono de información, y que carece de cualquier otro rasgo estético o corporativo.

Sabemos que la tuya es una empresa que definitivamente quiere despuntar y darse a conocer aprovechando todas las oportunidades para alcanzar este fin, cuidando a la vez de esa imagen corporativa que le traerá a sus oficinas clientes que aspiran trato personalizado, formalidad y contar con una empresa con una visión corporativa definida y muy bien construida.

Los pequeños detalles, son los que atraen y hacen fiel a una clientela y si tu cliente decide vender una propiedad y ponerla en tus manos, querrá que está llame la atención en todos los aspectos, incluyendo ese anuncio de venta que colgará de la ventana o en la puerta de entrada, y que este letrero en cuestión, esté respaldado por un nombre de empresa, que haga saber por este medio, su dirección, pagina web y otros datos de interés.

Quienes deciden hacer sus propios carteles de inmobiliaria, están plenamente conscientes de lo antes dicho, por esta razón solicitan asesoría y un consejo oportuno de un grupo de expertos, que pongan en sus manos varias alternativas de las que ellos puedan escoger sabiendo de antemano que formato y material es el que le conviene poner.

En este sentido la oferta es variada e incluye diferentes materiales, formatos, medidas y posibilidades de impresión. A continuación, algunas de las más demandadas a nuestros talleres:

Cartel de polipropileno. Este suele tener una medida de (50 x 50cm) pero esto no impide que lo hagamos con otro largo y ancho, este es un material, liviano, de fácil instalación y resistente al agua, al calor a otros factores del tiempo, podemos imprimirlo en blanco y negro, o a color y añadir ollaos en sus cuatro esquinas para que los cuelgues con facilidad.

Cartel de vinilo: Si buscas economía, pero de igual manera, no quieres renunciar a una imagen corporativa de altura, puedes optar por el vinilo, sobre este letrero puede imprimirse información de carácter vital como nombre, logotipo, teléfono, horario de atención al público, y transacción a llevarse a cabo.

Fácil de colocar, duradera y muy vistosa, este es el ‘’plus’’ que te brinda poner a tu disposición el brillo natural de el vinilo.

Cartel en lona: Elaborado e impreso sobre lona de 110 micras, flexible, fácil de transportar y asistido en sus bordes por agujeros reforzados a través soportes metálicos (ollaos) este corresponde a una propuesta compatible con aquellos grandes espacios que se quieren vender o alquilar, sobre todo si estos están ubicados al aire libre.

Como empresa dedicada a la venta, el alquiler y el traspaso de bienes inmuebles, lo ideal sería contar con algunos ejemplares de todos y cada unos de estos artículos; de esta manera, podrás dar respuesta inmediata al cliente que venga a tu oficina de despacho con el fin de poner en manos de tu equipo la puesta en el mercado de su propiedad.

– Ganarás tú, dando un servicio de altura y ganará el cliente , sin duda, sabiendo que podrá alquilar, vender o traspasar a corto plazo, pues tu empresa cuenta con el personal humano y los instrumentos impresos ideales para llevar a cabo la operación que requiere.