Un pixel, cuantos dolores de cabeza nos causa este término, ¿Verdad? Cuantas veces lo hemos escuchado, tal vez muchas, o quizá ninguna, todo depende del ámbito en el que te desenvuelvas. Es poco probable que en laguna ocasión no halla llegado esa palabra a tus oídos, pues en esta era en la que casi todo esta digitalizado, suele usarse con frecuencia.

De todas maneras, sino es así, o aún tienes alguna dua de lo que a ciencia cierta significa, a continuación lo describiremos. Cuando se habla de un píxel, se esta haciendo en primer lugar referencia directa a la abreviatura de el termino ‘’picture element’’ proveniente del inglés, nos hace referencia directa a los puntos que conforman una imagen gráfica.

Cuidado al agrandar imagenes con pocos pixeles por pulgada (ppp)

Pero seamos un poco más explícitos: las imágenes que están guardadas dentro de cualquier ordenador, se encuentran integradas por cientod de millones de píxeles. Si quieres comprobarlo, sólo tienes que ampliar alguna de ellas, utilizando para tal fin cualquier herramienta de tu ordenador dispuesta para tal fin.

Cuando tratas de agrandarla, notarás como esta comienza de inmediato a ‘’descomponerse’’ o a unificarse de nuevo, mientras la manipulamos para hacerla más grande o cuando se reduce su tamaño.

Este hecho es el que suele repercutir en la impresión de estas gráficas, pues cuando los píxeles no corresponden a una cantidad determinada, entonces es cuando tu diseñador de confianza te dirá que la fotografía que le has hecho llegar en ese correo electrónico que has enviado, no se ajusta a la cantidad de píxeles necesarios para hacer un trabajo donde la imagen sea fiel a la original.

Del píxel se desprenden otros importantes conceptos como la resolución y la definición en los contornos, podemos además añadir que cuando se trata de píxeles, se hace referencia a una formula matemática la cual se resume de la siguiente manera: A más píxeles, más calidad.

No es necesario que sea tu quien maneje la cantidad de píxeles que existen en un material que vayas a enviar a tu imprenta de confianza a la hora de imprimir un flyer o un cartel publicitario, de eso nos encargaremos nosotros, de lo que si debes estar al tanto, es que un diseñador grafico no puede hacer magia, y multiplicar la cantidad de ‘’puntos’’ necesarios para que tu foto ‘’ pese’’ lo necesario para hacerla en una medida superior y que si has contratado un equipo de expertos responsables, lo primero que te harán saber, antes de continuar con el trabajo encargado es si esta imagen es válida o no.

El consejo en este particular gira en torno a que te involucres en la elaboración de tu pedido, pregunta a tu equipo si es válida la información enviada, si debes buscar otra gráfica y si las que has hecho llegar cumplen con todos los requisitos técnicos para llevar a cabo el flyer, rollup, o x banner que has encargado, para poner en marcha un plan de mercadeo efectivo.