El logotipo ese elemento cuasi sagrado que definirá la personalidad de un empresa y con el que sea dará a conocer y se diferenciara del resto por siempre. Cuanto se puede llegar a mitificar a este elemento, no queremos con esta frase restarle la importancia que indiscutiblemente tiene, y mucho menos quitar valor al profesional de diseño gráfico que logra dar cara, nombre y color a una empresa a través de ellos.

Por el contrario, lo que pretendemos en estas líneas es recuperar el sentido de este recurso y la importancia de su elaboración a conciencia contando para ello con verdaderos profesionales mas alla de determinar el precio de un logotipo

A ellos, nuestro staff de expertos hemos consultado para conocer de primera mano cuales son esos errores garrafales que se comenten a la hora de pedir un logotipo de empresa:

En primer lugar, creer que entre más color tenga, mucho más llamativo será. El color es un recurso que debe usarse de una manera comedida y con propósito, tomando en cuenta el tipo de negocio para el cual se utilice y la profesión que desempeñe quien lo encargue. No es lo mismo, las tonalidades que puede utilizarse para un despacho de abogados, que para un pub o restaurante de comida rápida, por ejemplo.

También constituye un verdadero desacierto basarse en ‘’modas’’ mucha gente se ciñe a lo que esta en boga en el momento que encarga su logo, sin pensar en que se trata de un efecto pasajero, y que lo que hoy constituye un boom, en tan sólo una o dos temporadas dejará de ser llamativo y por el contrario pasará a hecr francamente obsoleto.

Utilizar varios tipos de letra en un mismo diseño: Buscando la variedad, muchos clientes llegan al estudio de diseño o taller de imprenta, cargando consigo, diferentes fuentes o tipos de letras, todas ellas con el propósito de incluirlas al logo que quieren para su negocio, esto significará a la larga dar un terrible paso en falso, pues la armonía en todos los elementos que le conformen constituyen un punto vital, para captar la atención de quien lo observe.

Copiar imágenes: Otro de los errores más comunes cometidos es el que lleva al cliente a querer copiar el logo de otra empresa, por supuesto no en su totalidad, pero si tomando elementos de uno o de otro, creyendo que nadie lo notará, sin saber que ocurrirá todo lo contrario, pues si alguien ve dentro de su logo algún elemento que le recuerde la imagen corporativa de otra empresa, su inconsciente, le remitirá automáticamente al otro y se dará cuenta del posible plagio, causando rotundole un rotundo rechazo.

A la hora de crear el logotipo de tu negocio, lo ideal es que plasmes tus ideas y expectativas por escrito inspirándote en los productos que esperes vender (tipos de letras, colores y demas), dejando conocer a tu diseñador de confianza la misión y visión tu empresa, los objetivos a lograr y el público al que desees dirigirte, de este modo, le dotarás de valiosos instrumentos de acción, con los que a través de su conocimientos y experiencia podrá crear el logotipo ideal para tu empresa.