Al hablar de este novedoso concepto proveniente del inglés, nos asomamos a una ventana que nos ofrece una cantidad casi infinita de productos, para empacar. Se trata de eso, hablar de empaques, de una manera muy particular de presentar artículos de diversa índole, utilizando como marco y envoltorio, seguro, y firme las diversas maneras la presentación de una muy útil y llamativa caja de cartón.

Hablemos de packaging

Se trata de un sector que dentro de los productos de imprenta que sigue creciendo y se ha fortalecido consolidando y aumentando la cantidad de consumidores, diversificándolos; lo que en un principio se limitaba a servir de empaques de comida rápida dentro de un restaurante en ( sustitución a los platos de plástico) o como práctico sistema hecho para trasladar los platos ” para llevar” ) ahora se traslada a otras áreas del comercio, como la joyería, la farmacia, pastelería y los regalos.

Si se trata de describir este particular género, en su esencia técnica, estética y estructural, debemos resaltar entre otros aspectos su elaboración en cartulina de 350 gramos, la impresión a color o en blanco y negro a una cara, y es que hablamos de artículos hechos en diferentes medidas y dimensiones, siempre auto montables.

El auge de las tiendas creadas para el género de autor, es decir, con matices de exclusividad, hechos a manos y de forma artesanal, les ha otorgado dentro de la lista de artículos de toda imprenta que se precie un lugar privilegiado, aumentando exponencialmente el número de pedidos y su uso constante.

son productos dotados de practicad, gracia, elegancia y mucha personalidad, a través de el, tu podrás proyectar su marca, distinguiendote corporativamente y activando también la excelencia del mercadeo a través de este útil soporte.

El packaging describe un área del marketing activo, que promueve el almacenamiento de productos de toda índole en cajas o envoltorios singulares, que permitan reconocer la marca en cuestión, esté donde esté, de allí su utilidad, porque transmite información vital del producto y su fabricante a través del empaque.

Hablamos de una muy efectiva carta de presentación, por medio del cual el consumidor identifica al producto sin tener la necesidad de sacarlo de su caja, pues será esta misma la que servirá de conducto informativo.

Elegir el packaging acorde a tu producto, te ayudar a aumentar la venta, fidelizar a tu comprador y a establecer de manera perdurable tu marca distinguiéndose a primera vista de tu más cercano competidor, creando de esta manera nuevos esquemas de consumo, cimentados en el fomento de tu nombre comercial.