Trabajar en verano. Tema tabú, empresarios y empleados sienten un poco de repelús al escuchar hablar de permanecer durante estos tres meses de calor en sus puestos de trabajo.

Una semana, dos, un mes o dos, con la persiana baja, descansando disfrutando del mar o la montaña y lejos de la ciudad; el sueño para cualquier trabajador, no obstante, y a pesar de lo idílico que seria poder cumplirlo, los resultados a final de temporada por este súper parón en la labor, no mentirán.

Esta es una y claro, la más importante razón por la que cerrar durante todo el verano, o reducir de manera drástica el horario de despacho de tu empresa no será una muy buena decisión.

Al respecto nos gustaría compartir contigo una lista de los cinco principales motivos además de la evidente razón económica por la que los expertos no recomiendan que tu empresa, sea esta pequeña o mediana, permanezca cerrada durante todo este tiempo.

1.- Si excedes el tiempo normal de unas vacaciones promedio para ti y tus empleados corres el riego de despertar suspicacias y dudas respecto al compromiso que puedas asumir con tus clientes.

2.- Tus clientes habituales acudirán a buscar tus servicios una vez, dos, veces pero a la tercera, se harán con otra empresa de tu sector, y no sabes si preferirán quedarse con ellos, no porque les ofrezcan un mejor servicio, sino porque ellos si que están funcionando.

3.- Durante el verano debes aprovechar que tus competidores cerrarán para brindar ese servicio efectivo, rápido y muy profesional, de esta manera te dará a conocer y captarás nueva clientela.

4.- Podrás aprovechar este tiempo para reinventarte, iniciar nuevos proyectos, replantearte el crecimiento de tu negocio o diversificar tu oferta ( seguro que en verano tendrás tiempo para esto).

5.- ¿Que tal una pequeña reforma en tu local? reorganización de tu espacio, o poner al día los ordenadores, actualizar la web o renovar tu stock de productos?

El resto de el año será doblemente movido y seguramente el devenir cotidiano no te permitirá considerar todos estos detalles; aprovecha este tiempo en el que irás un poco más relajado para resolver todas aquellas cuestiones que el resto del año tienes que dejar pendiente.

Como empresario es vital que administres tu tiempo con el fin de no dejar de ganar ni terreno, y claro está dinero. Tomando medidas contundentes, planificadas, dejando de lado la improvisación, distribuyendo de esta forma las tareas y labores de cada uno de los integrantes de tu equipo y creando consenso en cuanto al disfrute de las vacaciones de cada uno podrás poner tu empresa en el panorama.

Inspirando en el sentir de tus clientes fidelidad y confianza haciéndote indispensable para cada uno de ellos, quienes procurarán tus servicios a la hora de lograr sus objetivos de carácter personal y como no, en el ámbito profesional.

El período estival sigue teniendo magia, continuamos esperándolo con ilusión, no obstante el secreto del triunfo es el trabajo constante y de ninguna manera perder el norte ‘’abandonando’’ los objetivos marcados, a principio de temporada por su llegada.