Hacer una tarjeta de fidelización con la que seducir  a tu clientela,  mantenerla cerca de tu negocio y siempre atenta a lo que allí acontece es una ideal sin duda brillante. Si lo has hecho ya, definitivamente estás en el camino. Pero no se trata de  hacerla y repartirla entre tus visitantes  y dejar que  las cosas ocurran; una vez que las hayas ideado, debes procurar renovarla en formato.

Adelantate a tu competencia fidelizando a tus clientes

Recuerda que tu competencia seguramente tendrá una idea semejante a la tuya y debes ser consecuente y constante en idear planes que llamen la atención de una clientela habida de obtener beneficios de aquellas tiendas de donde suelen ser clientes fieles.

Estructuralmente  hablamos de un formato que no suele ocupar más de ( 8,3 x 5,3 cm) es decir  la medida habitual de una tarjeta de visita,  muchos  propietarios de establecimientos deciden colocar además en  su anverso, recuadros impresos en los que se  acuñan el número de visitas que ha tenido el cliente en un  tiempo determinado y que representará beneficios

Otros por su parte prefieren utilizar para cubrir esta necesidad una tarjeta  de cartulina de 350 gramos ( también se utiliza en la disposición anterior)  a la manera de una pequeña libreta que cumplirá el mismo propósito de la ya mencionada, es decir, acuñar o apuntar a mano, si fuese necesario   una cantidad determinada de registros de paso, que le permitan gozar de  descuentos o regalos.

El objetivo principal de imprimir este tipo de instrumentos es que los usuarios mantengan el interés por conservarlas, por volver y hacerse asiduos a tu local. ¿ pero como activar esa curiosidad y el interés de esos usuarios?

La manera más sencilla y directa de hacerlo se  resume en una palabra: promover. Si, promover, poner en marcha  permanentemente ofertas, dos por uno,  descuentos, regalos y servicios gratuitos, rebajas  porcentuales en compra de productos, participación en degustaciones, invitación a una copa si te dedicas a la gastronomía y a las bebidas con la presentación de estas tarjetas de fidelización, comidas gratis a una hora determinada y  ofertas en futuras compras con su presentación en caja,  y atención preferencial, entre otros.

Te aseguramos que nadie podrá negarse a gozar de todos estos beneficios, y que todos querrán llevar  la tarjeta con el nombre de tu local en sus respectivos bolsillos. Si a todo esto aplicas las técnicas de diseño e impresión correctas, apoyándote en los expertos, recibiendo de ellos asesoría en lo que a color, estructura, medidas, distribución de imágenes, datos corporativos,  y medidas se refiere, entonces, tendrás un instrumento,  el cual además te servirá como soporte publicitario que llevará el nombre de tu empresa, allá donde tu cliente vaya multiplicando la rentabilidad que esta te ofrezca y haciéndote ascender en lo que a las ganancias se refiere,  cuestión que no es más que el fin que todo empresario persigue.

Este instrumento será definitivamente un aliado a la hora de ”reclutar” un mayor número de usuarios, de clientes y de personas que quieran conocer las cualidades de todo aquello que brindas como parte de tu atención al cliente.