Corría el año 2004, al comienzo de nuestra andadura en este oficio , cuando a nuestros talleres llegaban los hosteleros pidiendo entre otros productos salvamanteles.

Estos otrora, el único objetivo que tenían era proteger las mesas del salón de su restaurantes, bares y cafeterías y hacer de cada servicio un experiencia mucho más aseada, pulcra y muy rápida.

Dos lustros después las cosas han cambiado, la manera de atender al cliente y presentar estéticamente un local dedicado a la hostelería es otra. A día de hoy además de la mera practicidad se busca, la belleza, la imagen con la que llamar la atención de nuevos clientes. Atrayéndoles no sólo con el buen sabor de todo aquello que tienes en tu carta, sino con la presentación de los platos y de la mesa en la que se sirven.

De allí la evolución de un producto de imprenta como el salva mantel, el cual hoy se personaliza y se hace en la mayoría de las ocasiones siguiendo una imagen determinada acorde con el concepto que el cliente quiera proyectar de su local.

Aun se guarda la sencillez, pues en muchas ocasiones se imprime sobre el tradicional papel offset de 80 o 90 gramos, pero a este formato se añade color, el logotipo y nombre del local en cuestión, agregando al el anverso juegos de mesa para que los más pequeños de la casa se entretengan durante la estancia n el local.

Comida rápida, degustaciones, bares tradicionales, cocina de autor, todos buscan hacerse únicos poniendo sobre sus barras estos manteles impresos a color o en blanco y negro, los cuales además pueden a gusto del cliente plastificarse, por una cara, de modo que puedan reutilizarse o simplemente proporcionar una muy refinada atención a un cliente de altura, como los que tu recibes.

El mercado exige innovar, cuidar de los detalles y asegurar que la imagen del local sea única, que los colores de estos salva manteles vayan en armonía con el negocio de gastronomía mexicana tailandesa o de sushi japonés tan de moda.

Lograrlo, requiere de diseño gráfico y del consejo oportuno de un equipo profesional que salga al paso ante esa duda que no puedas despejar en torno al cual será el que más te convenga y se adapte a tu concepto empresarial ya al público al que va dirigido.

Colorido si te mueves dentro del espectro y la tendencia ‘’fast food’’ o sobrio y elegante si se trata de dar vida a los platos más exquisitos de chef con estrellas Michelin.

La evolución de este recurso es evidente y también necesaria, en nuestros talleres lo pedidos crecen, a día de hoy ludotecas locales de diversión para niños también se apuntan a la tendencia de crear sus propios salvamanteles con los que además promoverse.

Tal vez sea la hora de plantearte un cambio, de dar un golpe de timón a lo que hasta ahora has puesto sobre el mantel a tus comensales y brindarte la oportunidad de expandir tus puertas creando dando una nueva visión a tu negocio de restauración.