Nos ceñimos a su concepto más escrito;  nos remitimos al origen francés de esta palabra, la cual traduce como portafolio. Un dossier nos remite a un resumen informativo que reúne en un mismo espacio todas las características de una empresa, incluyendo en ella, su leitmotiv, o razón de ser, su visión y su misión.

Pero hacer un dossier corporativo va más allá de un documento que aporta información, al hablar de este recurso  hacemos  una presentación interesante de los servicios, prestaciones y ventajas que representa para el usuario la contratación  de tu empresa para lograr sus  objetivos, desplegando en cada página ( no debe exceder nunca de las 15 folio, según los especialistas ) recursos de orden creativo,  fácil de digerir y de ligera lectura.

Nunca sabes cuando un cliente querrá  consultar por escrito los fundamentos de tu empresa. Por otra parte,  debes estar preparado en todo momento para promocionar tu trabajo con  argumentos estructurados en objetivos claros, con los que motivarás además a crear un nexo de confianza entre tu negocio y su posible clientela.

En líneas generales esta es  su esencia, no obstante a continuación tendrás una aplicación práctica y pro activa de lo que significa contar  un dossier y una motivación para crear de inmediato el tuyo; te será útil aunque tu empresa sea pequeña, si  te sigues a una línea  de trabajo determinada que se aleje de la improvisación, crecerá hasta ampliar su radio de cobertura comercial.

1.-  Será tu carta de presentación al mundo de los negocios.

2.- Formará ante tus clientes una imagen de seriedad y compromiso laboral

3.-  Será un modo efectivo de abrirte al mercado  en el que quieras ingresar

4.- Determinará los lineamientos, servicios y ventajas a ofrecer

5.-  Constituirá un recurso infalible de mercadeo y de expansión para tu marca.

Si estas pensando en sentarte a redactar el de tu negocio, recuerda que puedes utilizar recursos
adicionales a las palabras,  complementandolo con buenas imágenes, con fotografías ilustrativas de tu trabajo y ayudarlas con gráficas en la que expliques indices de crecimiento y tu expansión desde tus inicios y hasta hoy.

No seas retórico, por el contrario, se siempre sincero, cercano y diáfano en tus palabras, no tienes porque ser del todo  coloquial, pero deja los tecnicismos para los expertos, recuerda que a tu resumen accederán  usuarios y clientes carentes en muchas ocasiones de tiempo como para luchar por entender un texto.

Una vez hecho, analiza  léelo, analiza tu escrito y cuando que te sientas cien por ciento conforme con todo lo que has expuesto, ofrécelo,  invita a tus habituales a darle un vistazo y a empaparse con todas las ventajas y beneficios que ofrece trabajar con tu empresa.

Un dossier es necesario, práctico, didáctico y si te esmeras, puede ser hasta divertido. No pierdas la oportunidad de  ”venderte” también a través de este medio, imprímelo y cuelgalo en tu web, dando de esta manera una vía virtual para exponer  ” tus razones” y ganar de esta manera, nuevos clientes y fidelizar aún más a los habituales.