Muchas discusiones entre los expertos han surgido en los últimos años a este respecto. Los novedosos modelos de tarjetas de visita personalizadas y sus diversas formas, han modificado sus dimensiones y con esto ha surgido la discusión.

Seguramente tu también quieres saber,  realmente ¿cual es realmente  la medida ideal de una tarjeta de visita?

La respuesta  no es nada complicada. En principio su tamaño debe ser compatible con el común de las  carteras, billeteras y portafolios que ofrece el mercado. Podríamos decir que este  sería un estereotipo a tomar en cuenta y que a partir de allí las medidas se modificarán  según el gusto del cliente.

Sin embargo, todo sigue siendo cuestión de opinión, porque no será lo mismo una tarjeta troquelada en forma circular, que la clásica rectangular de toda la vida,  la más sobria  de ellas, y a la que estamos acostumbrados.

Hablamos que  en la mayoría de las veces, las empresas dedicadas a la impresión exceden  este tamaño,  no obstante, la nueva  tendencia es ir a menos, es decir reducir la cantidad de centímetros que de ancho y largo posea este importante artículo y hacerlas más pequeñas.

Esta acción también tiene su ”handicap”  porque lo que se pretende con la elaboración de un producto de esta naturaleza es estar siempre visible, y si se opta por una tarjeta demasiado modesta en tamaño, no se logrará este efecto; en este sentido,  la recomendación es ser   comedido, ni tan grande como para que estorbe, ni tan diminuta como para que pase desapercibida.

Cual es la medida recomendada?

Según los conocedores de la impresión existen dos medidas a considerar, la primera de ellas corresponde a ( 8,5 x 5,5 cm) y la segunda a la que responde la tarjeta de visita genérica que elaboramos en Abc Imprenta la cual no excede los ( 8,3 x 5,3 cm).

La segunda opción  en todo caso, es una de las más demandadas por la clientela, aportando soluciones de espacio, fácil de llevar, interesante a la vista y sobre todo muy económica, pues se relaciona  la calidad del material  utilizado para hacerla  con el acabado que brindamos al cliente, dotado de plena garantía en la elaboración.

La verdadera medida de una  tarjeta de presentación  tiene que ver con  el objetivo que con ellas quieras alcanzar y el público al que te dirijas, partiendo de los estos patrones numéricos antes mencionados, los que te proporcionarán su verdadera utilidad.