Una etiqueta constituye el artilugio comercial más importante a la hora de cerrar una venta eficiente. Pongámonos en situación:

Imagínate que entras a una tienda y te encuentras con un pantalón o vestido que te ha robado el corazón y que de ninguna manera piensas marcharte de la tienda en cuestión sin él; lo primero que haces buscar ese dispositivo que te hace saber si la prenda corresponde a tu talla, y si su precio te permite adquirirlo de inmediato; y resulta que no la encuentras, no tiene por ningún lado nada que te haga saber si puedes hacer la compra o no.

Tras este primer intento, seguramente acudirás a buscar la asesoría de algún dependiente de la tienda, a quien por circunstancias no consigues y por ello, no puede ofrecerte esos detalles que necesitas saber.

Con este relato te hemos puesto en el lugar de tu cliente, de ese comprador que cruza la puerta de tu negocio en muchas ocasiones sin que tú lo sepas, marchándose con las manos vacías, por no haber contado oportunamente con esos datos imprescindibles para llevar a cabo esa compra que tú como empresario esperas.

Tras este breve relato, pasemos a lo práctico, lo primero, como expertos en imprenta con más de diez años de experiencia hacemos es recomendarte la elaboración de una etiqueta corporativa que cuelgue o se adhiera a todos y cada uno de los productos que tengas en exhibición; sin importar a que sector de ventas te dediques es imprescindible que cuentes con un artículo que identifique tu marca y que deje conocer al visitante precio, talla, material de elaboración, y todo aquello que se necesite saber.

Hacer etiquetas de carton personalizadas a medida, armonizando con el color, tipo de letra e imagen corporativa y plenamente explicita adelantará sin duda el trabajo de quienes laboran en tu tienda de ropa, supermercado, artículos deportivos, alimentación y más.

En muchas ocasiones, una de las cuestiones que más preocupa es el tamaño del dispositivo, la mayoría de las veces desconocen cuál debería ser el máximo de una etiqueta, para ello contamos en nuestros talleres con un equipo de expertos que tras tu exposición podrán recomendarte la que necesitas, sin sobre pasar el ancho y largo que comercialmente sea el ideal para que la mercancía luzca, interese y sobre todas las cosas venda.

Bajo ninguna circunstancia, la etiqueta comercial personalizada debe exceder los ….. de esta manera no se exagerara en sus dimensiones, y tampoco se escatima en ellas, logrando acertivamente el objetivo a alcanzar.

Todo lo anteriormente dicho suena muy sencillo, y de hecho lo es, si se cuenta con el consejo y la asesoría de expertos, quienes tomaran en cuenta la premura con la que necesitas tu pedido, la calidad del material a utilizar y todos aquellos detalles a tomar en cuenta a la hora de imprimirlas, cortarlas, agujerearlas (en el caso de que estas sean colgantes) y llevarlas a tu negocio para comenzar a disfrutar de su efecto en el mercadeo de tu género.