Además de ser la más fiel guía hecha en función de ubicar  gastronómicamente  a tus visitantes y estimular su gusto y paladar, invitándoles a probar todo lo que sirves en tu bar de tapas, comida rápida, de autor, típicas, o especializada, la carta de tu restaurante es tu principal representante publicitario.

Contar con  una carta para restaurante personalizada significará hacer una muy buena inversión en cuanto posicionamiento de marca se  refiere,  a mediano y largo plazo, una inversión basada en la imagen de tu local, realzando la armonía que para lograr ese fin debe existir en todos los elementos que la componen, y   por supuesto en la implementación de material de primera calidad, el cual compagine con la imagen, quieras dar a conocer en el mercado al que te diriges.

No es tarea fácil complacer a todos

Hacer una carta de restaurante, no es cosa sencilla si eres un amateur;  para ponerla en marcha debes considerar varios elementos y aspectos estéticos técnicos además de los  presupuestarios; hacer que cada área encaje y contar en el menor tiempo posible con un resultado final que produzca en ti y en tus clientes plena satisfacción.

Si estas buscando por donde empezar, y tener una idea de todo aquello que tienes que tomar en cuenta, a continuación compartimos  una serie de recomendaciones que te ayudarán a organizar ideas y a  pedir a un profesional exactamente lo que quieres sin perder, ni tiempo y mucho menos dinero.

Lo que no puede faltar en tu carta de restauración

1. En primer lugar, te sugerimos que utilices  imágenes y que  estas sean fotografías reales de lo que sueles servir, bien dispuesto, gráficas profesionales y coloridas, recuerda que la comida  entra siempre por la vista.

2. No dejes de mostrar los precios de cada plato, guía al cliente a elegir según su disposición económica.

3. Promociona tu local, la identidad corporativa debe predominar, fijándose siempre en la retina de tus visitantes.

4. Da prioridad a las ofertas y promociones del mes, así como a  tus productos estrella,  resalta platos  o bebidas de la casa y postres.

5. Separa por categorías todos los platos, los entrantes juntos, los primeros junto, las bebidas en un apartado y así sucesivamente

6. No utilices letras (fuentes) muy pequeñas ya que da la sensación de desorden

7. Tu carta es el reflejo de tu cocina procura que siempre esté aseada, limpiala con regularidad

8. Si ofreces vinos especiales o tienes muchos tipos en tu despensa utiliza una carta de vinos a parte

9. Si te curras mucho los postres, también hazles una carta aparte ya que no hay nada mejor que después de una buena comida o cena ver todos los postres juntos

10. si tienes muchos platos utiliza una carta formato abierto A3 (42x30cm ver video) o usa una carta con varias paginas encuadernada en gusanillo, grapada o wire-o

11. Tus cartas deben ser resistentes por ello recomendamos hacerlas en cartulina estucada de 300 gramos y plastificadas (brillo o mate) por las dos caras

12. haz tu listado como en dos columnas, en una pones el plato en la otra el precio asi da la sensación de organización, estimula el apetito y hace mas fácil la lectura

13. Si manejas un plato del día imprímelo desde un ordenador y ponlo em medio de la carta (o mejor con una funda transparente esquinera) NUNCA lo escribas con un boli.. Deja mucho que decir

14. Potencia la utilización de redes sociales,  dirige a tus comensales a ubicarte en instagram,  y Facebook, por ejemplo. Un ”me gusta” a tiempo traerá  consigo siempre un cliente nuevo.

Tu carta además debe ser breve pero contundente en las explicaciones, vistosa, divertida, interesante, y reflejar en ella, lo que  ”se cuece en tu cocina” impulsando al cliente a decidirse sin duda alguno por  el plato de su interés y que el trabajo de tu personal de sala sea aún mucho más fluido y rápido.

 

Esto aumentará incipientemente tu clientela, aumentará tus dividendos y dará pie a la plena satisfacción de quienes elijan tu  local de restauración para disfrutar de un buen momento.